CONSULTAS

consultas@vanesagottau.com.ar

Comer bien cuando tenemos poco tiempo

Muy infrecuente es, querer o poder, disponer de tiempo suficiente para planificar y preparar nuestras comidas siguiendo una línea saludable.

Pensar un nuestro menú semanal seguramente ayudará a seguir la ruta indicada y a no desviarnos por atajos que terminen resultando costosos y poco nutritivos.

Organizar la heladera y la alacena es el primer paso que se necesita para este plan.

+ seguir leyendo

Adelgazar: Mito y realidad

Son muchos los que esperan un milagro en forma de dieta: un régimen que permita perder kilos en tiempo récord. Así, las “fórmulas mágicas” para adelgazar circulan peligrosamente de boca en boca y, a fuerza de repetirlas, las falsedades acaban por disfrazarse de verdades. Es hora de separar el grano de la paja con ayuda de un especialista.

Las dietas de moda se multiplican y salen a la luz, como la salvación más rápida y eficaz, las “dietas milagro” (la del pomelo, la del arroz, la de la luna, la disociada, la de la manzana...) con sus absurdas recomendaciones. Pero sólo un especialista en Nutrición puede distinguir lo verdadero de lo que no lo es.


Vamos a recordar algunos conceptos erróneos. Más de uno creerá que:

 

 El ananá, el pomelo y el limón por la mañana, queman grasas. No?
Qué pasa? Cuál es la verdad?

El ananá, el pomelo y el limón, como la mayoría de las frutas, tienen pocas calorías, pero no poseen ninguna propiedad adelgazante específica. Por la mañana se debe ingerir una fruta por el aporte de vitaminas pero ninguna de ellas quemará grasas. La única forma de quemar gasas es por medio de un plan de alimentación controlado en calorías junto con una actividad física adecuada.

 

Otro mito que se suele escuchar es que:
 La banana y la palta engordan
. Efectivamente tanto la banana como la palta, tienen más calorías que otros frutos, pero esa cifra no es suficientemente alta como para tener que eliminarlos de la alimentación normal. Dentro de un plan de alimentación para adelgazar, se puede consumir banana y palta en cantidad y frecuencia controladas.

 

También se creen que:
La fruta ingerida al final de las comidas, engorda. Esta no es sólo una falsedad sino una manera absurda de alterar nuestros hábitos. Los alimentos no engordan porque se los coma en un determinado orden, sino por la suma de sus valores calóricos. Si uno come un durazno antes o después de almorzar, ese durazno siempre nos va a aportar unas 90Kcal.

 

Otra creencia errónea es aquella que afirma que:
Para adelgazar no se deben mezclar ciertos alimentos. Por ejemplo: pastas y carnes. La verdad es que no hay alimentos incompatibles. Si tenemos en cuenta todas las interacciones que pueden ocurrir entre los diversos nutrientes, no se podría comer más que frutas, verduras y hortalizas, y no todas.

 

No han escuchado que la lecitina adelgaza?
La lecitina, se anuncia como una sustancia que rompe grasas “en pequeñas gotitas”, no sólo no es capaz de hacerlo sino que, su valor calórico es casi tan elevado como el de la grasa (7kcal por gramo), de modo que, en caso de abusar de ella, engordaría.

 

Pero bueno, el tema de las creencias erróneas es infinito, vamos a ver algunas Verdades. Por ejemplo:
La pérdida de peso tiene que ser lenta y gradual (bajar un kilo por semana es lo correcto) de esta forma, el metabolismo se reorganiza y no se produce después un efecto rebote. En los primeros días es relativamente fácil deshacerse de hasta 2 kilos, pero la mayoría será agua. A partir de entonces se adelgazará en forma gradual, pero lo que se reducirá será grasa, que es el objetivo de la dieta.
Hay que mantener en lo posible los hábitos alimentarios. Si se implementa un régimen extraño a las costumbres se multiplica el sacrificio y uno termina abandonándolo.
Es peligroso perder y ganar peso varias veces al año con una dieta milagro (a esto se le llama “efecto yo-yo”), es frecuente observar personas que compran revistas de todo tipo y un mes hacen una dieta, otro mes otra y así sucesivamente.
Lo ideal sería empezar un tratamiento individual, en forma progresiva y controlado por un profesional especializado.
La verdad es que:
No hay alimentos malos. Sí hay cantidades excesivas.
La actividad física es otro de los pilares fundamentales del adelgazamiento. El gasto energético varía según la actividad. Así, para quemar 300kcal, tendrá que subir escaleras durante 22 minutos; pasar la aspiradora 80 minutos; esquiar durante 35 minutos o caminar rápido 80minutos.

 

Entonces, después de haber escuchado tantos mitos sumamente corrientes, que los deben haber impactado, quisiera dejarles un último consejo: cada vez que quieran bajar de peso recuerden que:
Un plan de alimentación que busque la reducción de peso corporal, debe ser variado y no excesivamente bajo en calorías. Debido al escaso aporte de vitaminas, minerales o proteínas, muchos regímenes antigrasa se convierten en “antisalud”.